El césped artificial se ha impuesto en los entornos de piscina y zonas variadas de agua, por sus fantásticas oportunidades de uso todo tiempo. Tan sólo una salvedad a tener en cuenta: hay que instalarlo con su arena de sílice correspondiente, en una cantidad mínima para que cumpla con su misión y pueda moderar los daños por calor excesivo, que dificultan mucho su utilización. 


Gobierno de Canarias
Canarias Avanza
Unión Europea Fondo Europeo de Desarrollo Regional